domingo, 12 de octubre de 2014

Baudot 1927, nueva tradición zapatera en Mallorca

Resultan muy curiosas las historias que uno termina conociendo sin saber muy bien ni cómo ni porqué. Es el caso de la historia de Toni, quien tras años dedicados al mundo del calzado, vio como la empresa en la que había trabajado durante años tenía que cerrar las puertas víctima como otras tantas de un mercado más árido que otra cosa.

 En lugar de dedicarse a autocompadecerse o buscar un hueco en otro sector, decidió hacer de su capa un sayo y emprender con algunos compañeros más. Lanzaron su propia marca, Baudot 1927 - cuyos orígenes podéis entender aquí - , y con unos diseños respetando la tradición zapatera de Inca con técnicas de cosido Goodyear - por si os interesa,  otras marcas como Dior Homme usa la misma, como podéis ver en las suelas de sus zapatos - y subrayando que la calidad sigue tiene su hueco en el mercado, por más guerra de precios que algunos se empeñen en librar.

Además de contar con diseños clásicos y atemporales, han lanzado un departamento de zapatería a medida, llamado Platinum Club. Claramente, si Louis Vuitton tiene un servicio "Made to Order", nuestros mejores estandartes de zapatería deberían seguir la misma estela.

Mi respeto y mis felicitaciones ya los tienen, el mundo es de los valiente y ellos han demostrado una osadía sin parangón. Pero estad atentos, esta semana traerán novedades que os comentaré a su debido tiempo, y que seguro les garantizan vuestra atención.

domingo, 5 de octubre de 2014

Cómo decidir tu traje de boda en 7 imágenes

Siguiendo con las cosas bonitas....como has podido ver, en nuestra boda íbamos hechos unos pinceles. La verdad es que mi flamante marido en ese esmoquin era prácticamente una obra de arte, pero reconozco que yo a mi mismo tampoco me veo del todo mal. Gran parte del mérito lo tiene, debo reconocerlo, el equipo de sastrería de Santa Eulalia en Barcelona, especialmente Ángel, quien como su nombre indica, es un ser más cerca de lo divino que de lo humano. Aquí os dejo 7 imágenes para enseñaos nuestro look y el porqué lo elegimos donde lo hicimos.

En Santa Eulalia tienen una sección de novios donde pueden acompañar a cualquier hombre durante un camino que suele estar plagado de incertidumbre y nervios, a partes iguales.  Ese apoyo, era exactamente lo que queríamos.


Bien sea un traje, un esmoquin o un chaqué sus sastres esculpen sobre tu cuerpo. En nuestro caso, nos decantamos por un evento black-tie y nos ayudaron con el protocolo y con la elección de las piezas que en algún caso tuvieron que encargar por nosotros. 

La verdad es que cuando terminaron de hacer todos los arreglos a nuestra ropa lo mantuvieron guardado para que no nos tuviésemos que preocupar por nada, y nos lo enviaron directamente a nuestra habitación, donde apareció colgado en el vestidor por arte de magia.

La verdad es que a pesar de ir los dos con un esmoquin, queríamos que nuestros looks fueran ligeramente distintos. Las camisas de Brioni tenían cuellos distintos, y nuestras pajaritas de Tom Ford también eran de color diferente, a pesar de tener fajines negros los dos, en contra del protocolo.


También eran distintos los zapatos, aunque los dos negros y de charol. En mi caso, con punta redonda, un par de Saint Laurent que quitaba el hipo y con los que pude bailar toda la noche, gracias a haberlos llevado en casa durante un mes sin que se vieran dados de si.

Durante el proceso de vestirse el día de tu boda estás mucho más nervioso que en cualquier otra ocasión, motivo por el que tener a mano una botella de champán bien fría es muy recomendable. Los señores del Mandarin Oriental Barcelona lo saben y nos mantuvieron con un flujo constante.


Gracias a ello, cuando terminamos de vestirnos, con un imponente Canali con solapas ligeramente distintas,  no podíamos dejar de hacer el ganso. Supongo que en gran medida, la ilusión de ver a nuestros amigos y familiares también ayuda. 

¿Estamos guapos, o no?

Fotos por Fernando Mañas - Chictoochic

domingo, 28 de septiembre de 2014

Nuestra boda en 10 imágenes

Te dije que sólo quería hablarte de cosas bonitas; y cómo no, quería empezar por una pequeña selección de imágenes de nuestra boda. La verdad es que si pienso en lo que para mi es bonito, no puedo más que darme cuenta que lo tengo enfrente mío por las noches, así que he pensado que debería compartirlo contigo. Las fotos, que verás que son maravillosas, nos las hizo un buen amigo, Fernando Mañas también conocido como Chictoochic, quien además de un talentoso fotógrafo, tiene una paciencia infinita para aguantar los nervios pre y post celebración. Desde aquí el más fuerte de los abrazos y nuestra gratitud más sincera, eres un genio, querido. 

Vamos, os cuento un poco...Tras mucho papeleo, si has pasado por esto sabes que no exagero, conseguimos casarnos en el Ayuntamiento de Barcelona, en un soleado 4 de Julio.


A pesar de que podíamos pensar lo contrario, desde el primer momento estábamos muy tranquilos y anduvimos el camino al "altar" con el paso firme.


El que se lleva la mejor parte de los dos soy yo, como puedes ver en esta y en realidad en cualquiera de las fotos que te muestro. No sé cómo le conseguí engañar, pero ahora es demasiado tarde ;)


Siempre me parece muy curiosa la sensación de estar rodeado de gente que te quiere, pero el día que te casas esa gente además sólo piensa en ti y se crea una energía que casi se puede palpar.


Sí, en este preciso instante ya estamos casados. Dicho sea de paso, me adelanté al protocolo y por los nervios besé a mi flamante marido antes de que me dieran permiso. En fin, siempre he sido algo díscolo.

Lo pasamos bien el día 4, entre los amigos más íntimos y familiares, al fresco. Fue algo informal y relajado.

La celebración volvió a arrancar al día siguiente, esta vez vestidos de fiesta. En nuestro caso, os contaré de dónde sacamos estas maravillas de esmoquin en otra ocasión, que merece un capítulo entero.

 Pero la fiesta del día 5, esa sí que merece un capítulo a parte. Amigos y familiares llegaron desde prácticamente los cinco continentes para venir a darnos un beso y felicitarnos.


Bueno, en realidad para comer y beber también, que en el Mandarin Oriental de Barcelona nos colmaron a comida y bebida.  Y para bailar como locos con Niño Fixo, nuestro DJ y amigo y responsable de que la gente saliera de nuestra boda extenuada de tanto saltar y bailar.

Tras dos días de fiesta, emprendimos nuestro viaje que si me sigues en las redes sociales habrás visto que nos llevó a varios lugares, entre ellos donde tomamos esta imagen que tenemos cincelada en la retina.

Espero que te hayan gustado, las fotos no las hemos enseñado a nadie todavía - no, ni a las madres! - así esto es una auténtica primicia.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Yo me planto, tú decides

De un tiempo a esta parte, he abandonado un poco esta bitácora y creo que te debo una explicación. No es sólo que haya tenido mucho trabajo, que por fortuna así ha sido; tampoco que el haberme casado y después marchado de viaje – espero poder enseñarte fotos pronto, créeme yo también las espero con impaciencia – me lo haya impedido; simplemente no he encontrado la forma de deshacerme de una sensación de incomodidad que hace un tiempo que me acompaña.

Lo cierto es que si te soy completamente sincero, mis últimos meses han estado muy marcados por el desinterés. Desinterés por toda aquella gente que se ha cruzado en mi camino con sonrisas falsas de complicidad feliz y lenguas ponzoñosas. Desinterés por cómo la más absoluta ignorancia y el desconocimiento pueden generar admiración ciega. Desinterés por cómo se ha despreciado la mente humana surtiendo el ciberespacio de tonterías, mentiras y aspavientos. Desinterés, al fin, por dedicar unas horas a escribir unas líneas para engrosar la hoguera de las vanidades que puestos a ser honestos, también dejé que me azotara en su momento pero que simplemente ya no me excita. Será la edad, o el amor, o que soy una víctima del Normcore, pero yo me planto.

No quiero decir con esto que todo el mundo que he conocido sea un soberano analfabeto o un hipócrita de tomo y lomo; hay gente auténtica y brillante en este sector que merecen nuestra admiración y respeto. Tampoco quiero decir que no tenga intención de seguir escribiendo, o que no vaya a hablar más de moda masculina, o estilo de vida o de lo que sea que he hablado yo últimamente. Tal vez no lo haga. O tal vez sí, no sé. Lo que sí sé es que a partir de ahora voy a hablar de cosas bonitas, cosas que me gustan; ya sea ropa, un hotel o un plato de garbanzos, te prometo que será el fiel reflejo de mi gusto e ilusión con independencia de si es tendencia o no.

Y de eso se trata, precisamente, de ilusión. ¿Sabes cuando escuchas una canción y te engancha, y corres a compartirla con tus amigos, familiares o colegas de trabajo? ¿O descubres un restaurante y e mueres por llevar a alguien? Bien, pues esto es exactamente lo que quiero hacer yo, compartir lo que verdaderamente me emociona. Si mi gusto merece tu tiempo y atención o no, lo decides tú. Pero eso sí, si nuestros gustos coinciden, espero más que tu visita y un comentario: recomiéndame cosas, enséñame lo que te gusta a ti. Yo así sí sigo. Tú decides.

lunes, 2 de junio de 2014

ECOALF, in Trash we trust

¿Qué pasa cuando unes un visionario del mundo de la moda con un alma en busca de la sostenibilidad? Lo que sucede es que nace ECOALF. Javier Goyeneche Fundador y Presidente de ECOALF es uno de los visionarios a quien más admiro en este pequeño y endogámico mundo de la moda, aunque él no lo sepa. Sus aventuras empresariales se remontan a Fun & Basics, una marca que seguramente todos recordaréis y que para desgracia de muchos cerró sus puertas hará ya un par de años tras un proceso de liquidación.



La voluntad emprendedora de este madrileño no cejó en su empeño de innovar y fundó en 2007 ECOALF y la relanzó en 2012 tras concluir su etapa anterior. Además de empresario, el Marqués de Villafuerte es un sólido conferenciante al que podéis escuchar las conferencias que organiza Thinking Heads e incluso en la versión nacional de las TED Talks, donde os recomiendo que escuchéis su conferencia sobre los datos que catalizan la creación de ECOALF.

El leitmotiv de la firma es hacer productos duraderos, bonitos y a su vez sostenibles.  ¿Cómo? Simple: reciclando productos tales como redes de pesca, botellas de plástico e incluso posos de café, se consiguen elaborar tejidos resistentes que con su importante inversión en I+D+i han conseguido mejorar de aspecto y durabilidad, mejorando la calidad sin consumir los recursos del planeta. 



Tanto es así que si no fuera por el empeño en diferenciar sus productos en lo que a su origen se refiere, pasaría prácticamente desapercibido ante el escrutinio más severo. A parte de distribuir a través de su tienda online – y la semana próxima en Vente Privee - y tener presencia en distintos centro multimarca, recientemente han abierto un espacio propio en la calle Hortaleza Madrid convertido en un adalid del repurposing y el reciclaje.


¿Conocíais esta marca?¿Qué os parece su filosofía?