jueves, 5 de noviembre de 2009

SLEEPING WITH YOUR ENEMY

Cuando en esa tierna y ya lejana juventud, nuestras familias con su infinita sabiduría e incondicional amor nos agasajaban con peluches para que nos acompañasen en nuestros dulces sueños, sus intenciones traspasaban la suavidad de su aterciopelado tacto y sus deseos de ahuyentar pesadillas; sin duda era un entrenamiento para la cruda realidad que inexorablemente se acercaba a cada uno de nosotros. Al abandonar la edad de la inocencia y entrar en el turbulento mundo de las relaciones personales, amorosas o de cualquier índole picaresca, substituimos los animales de tacto afelpado por otras fieras sin duda más crueles, como muestra su inquebrantable voluntad.


Mayormente hay cuatro categorías de criaturas durmiendo en las camas de las mujeres y hombres de hoy: están los Félidos; que tras abandonar sus sabanas de origen se colaron entre las sábanas donde siguen emitiendo los más aterradores rugidos. Leones y leonas por igual – sí, sí, leonas también – son capaces de curar la sordera sin perturbar con ello un ápice su apacible descanso. Otros, duermen con Urracas que como fanáticas de Rossini roban sábanas, mantas y cubrecamas por igual en su afán de poseer, sin importar si éstos son quienes han pagado por ellas. También están los Mandriles que como estos aparentemente apacibles simios, sueltan ráfagas de patadas, golpes y codazos ante el mas mínimo indicio de invasión de su espacio personal, por más que éste esté en vuestra propiedad. Si abandonamos el reino animal, lo único que nos queda es dormir con un Vegetal, en cuyo caso conviene llevar un espejo de mano para evitar el confundir su aparente inactividad con una desgracia mayor.

Como en todo, existen auténticos domadores de fieras que han conseguido apaciguar los instintos de estos crueles seres, a éstos les ruego que compartan sus conocimientos, la humanidad merece dormir. Otros no obstante, conviven con quimeras vivientes compuestas por varias especies y a estos con todo mi cariño les digo que lo mejor sería montar un circo, por lo menos rentabilizar.


¿Os gusta compartir vuestra cama? ¿Con qué tipo de fiera dormís? ¿Y vosotros, cómo sois cuando dormís?


-- English version


Once upon a time, back when we were young, we used to share our beds and dreams with those soft and lovely teddy bears, usually family presents, that helped us to face our nightmares feeling cosy and protected. Those apparently naïve presents were not just gifts themselves, they were a fundamental part of a training process we were joining to be able to face the upcoming years. Since we abandoned the age of innocence we have no longer teddy bears in our beds yet we have other sometimes far-too-cruel animals.


There are basically four different categories in terms of sleeping partners in our beds today – the rest of bed partners will be discussed in further posts –. On the one hand, we have lions and lionesses (yes, lionesses as well); cute in appearance but they can cure deafness with their tremendous snores without waking up themselves. On the other hand, there are the well-known magpies with their perpetual desire to possess; they would rather leave you outdoors than sharing any bed linens no matter if you paid for them. There also are the little mandrels that look very calm but won’t hesitate fighting back with their bare feet and hands any invasion of their vital space regardless that it may be part of your property. Last but not least, we can sleep with a veggie, in which case we must carry a little mirror to check the lack of activity is not a major disgrace.
Like in everything in life, there are real tamers that managed to control their partners’ instincts becoming real gurus that should share their knowledge with the rest, we all deserve a good rest. Others live with real chimeras that combine more than one category, and to those I’d just recommend to set up a zoo, let’s make the most of it.


Do you like sharing your bed? What kind of creature do you sleep with? What about yourself, where do you fit in?
All images from the internet. No copyrights violation intended

23 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaja!
yo desde luego, soy un vegetal de cocción lenta! jajaja
Los peores son lo que intentan matarte por ahogamiento! Aunque los ronquidos pueden ser casi peor!
Aplaudo tu post por lo sagrado del tema.
Felices sueños
Gabi

Xanela Chic dijo...

Genial...
Yo duermo con Don... y a veces... como esta noche... también con Bebito...
Bss...

Gratis total dijo...

yo duermo con el marío, pero lo confieso: yo ronco (qué poquito glamour)

Moda Elle dijo...

Jajajaja!! Qué bueno Xavi!! Pues yo soy una mezcla de mandril, urraca y vegetal, ahí queda eso!!

Mil besos.

nimenos dijo...

Pues verás, yo no duermo con el enemigo, el enemigo soy yo. Explico: estoy entre la Urraca, poque robo sábanas, edredón y hasta superficie de colchón, y el Mandril, porque defiendo con uñas, dientes y patadas todo lo que he robado.

Para que te hagas una idea de mi temperamento, una vez tiré a mi marido de la cama de una patada, involuntaria, claro.

Besos rey

Richard dijo...

Hola Xavi querido:
Yo no mezquino mi cama, de hecho no me molesta que duerman en ella. El tema es dormir con otra persona. Solo me he sentido y gusto con mis parejas ya que con ellas uno puede extenderse, abrazar, amar y volver a dormir. En ese caso no me molestan los movimiento, ronquidos e insomnios.
Ahora bien, cuando se han quedado a dormir amigos o incluso mi hermano, prefiero dormir en el sofá del living y ceder mi lecho, antes que pasar una noche de incomodidades.
XX

Alphonse Doré et Noir dijo...

Yo nunca duermo "en pareja". Yo prefiero el cada uno en su cama. Puede parecer desagradable o frio, pero yo lo prefiero.

El jardín de Lulaila dijo...

Yo soy el enemigo, pero solo cuando duermo. dicen que soy muy urraca, porque todo el edredón es para mi, pero solo es porque soy tremendamente friolera... un poco mandril por que una vez que estoy dormida, eso si solo entonces, no soporto que invadan otras especies mi espacio físico... y luego soy otra especie rara no nombrada aqui.... esa que que se tapa hasta las orejas cuando atenaza el silbido del típico mosquito veraniego y para evitar sus picaduras destapa el brazo del compañero de al lado para que el típico mosquito pase de mi..... pero eso si, no ronco... algo bueno tenía que tener.... Besos king, Lu

Esmoquin room dijo...

uy, jajajjaa, prefiero no contestar a eso, jajajajaja.

Un abrazo,
Jose

sergir dijo...

Je, je, pues yo soy sobretodo León y otra especie rara que yo llamaría Demonio de Tasmania porque no paro quierto en la cama. Me muevo más que la bolsa.
Eso sí, no he dejado la infancia y me traje de NY un peluche que me hace compañía a falta de un peluche que me caliente la cama.

Xris Falagil dijo...

Que buen post!! pues compartir la cama me gusta, no siempre, te lo reconozco, mi chico tiene su casa y yo tengo la mia. Se duerme genial juntos pero también cada uno en su cama, tener toda la cama para ti, siempre es bueno tener uno su propio espacio.

Bss
Xris

macarena dijo...

Jajajajaja! Que bueno Xavi. Y lo mejor es que como siempre has despertado mi lado reflexivo y aquí ando pensando con quien duermo y quien soy. En este momento de mi vida creo que estas cuestiones son secundarias porque ambos los dos (con quien duermo y yo misma) tenemos un problema más grave que nos afecta por igual: Nos invaden!!!!. Nuestra cama es asaltada con mucha frecuencia por dos hormiguitas que con nocturnidad y alevosía se cuelan bajo las sábanas, pasan por encima nuestra, dan vueltas, suben, bajan e incordian toda la noche. Creo que es cuestión de tiempo acabar con esta plaga y que pronto se darán cuenta que como se duerme en el hormiguero de uno en ningún sitio. Yo sería de los que gustan a la ratita presumida, de los de dormir y callar.

Besos y felices sueños,

Macarena

Javito dijo...

Digamos que comparto cama con un ave nocturna y yo soy un lirón....
jajaja

Lee Van Cleef dijo...

Adoraria poder decir que me gusta dormir acompañada, pero lo cierto es que no hay nada que mas me guste que tener toda la cama para mi. Bueno, y si ese alguien ronca o se mueve mucho...ahi si que ya me desespero, que tengo yo el sueño muy ligero! Aunque bueno, no me puedo quejar con el que me acompaña a menudo...

;) Un beso Xavi.

MAISON CHAPLIN dijo...

Hi, i heart your blog, your posts are wow! I'm now following you with rss feed, I bet you'll love my blog fashionista and follow me too! ;)
adios

@ MaisonChaplin.blogspot.com

Pau dijo...

Esta clasificación es memorable, únicamente añadiría los vampiros de energía, que chupan y subcionan energía mientrás duermes.
Un beso gordo wapo

Dominica dijo...

OMG ! We're not the snuggling kind but these days, nights become colder and I like to warm up to the person next to me aka hubby.
He snores, I do too and when I ask him for the 3rd time to put out the light on his side of the bed he starts to ignore me...except, when I end my question with "and now listen to your mother" he reacts IMMEDIATELY !!
His mom must have been a very dominant character I guess ...

Falete dijo...

jajaa, muy bueno, y me encanta el dibujo de los clavos en la manta... que TÍPICO, levantarte una mañana con un brazo al 'pan' y el otro... en la nevera; porque te dejan medio cuerpo descubierto, saludos

the healthy ghost dijo...

Jajaja muy bueno.
Un beso.

JuanjoRengel dijo...

Pues lamentablemente, soy de los que dan la espalda a "la fiera". Vale, puedo acurrucarme, abrazar, y lo que quieras, pero llega un momento en el que mi cuerpo pide darme la vuelta y acurrucarme yo solito con la almohada jajaja

lujosabarcelona dijo...

jua, jua, jua!!!!!!!! Me has hecho reir tanto!!! y mira que lo necesitaba...
Yo me considero más bien vegetal compartiendo cama con urraca, aunque se puede aguantar. La verdad es que nunca me ha gustado demasiado compartir cama, disfruto mucho más de ella cuando la tengo todita para mi...
voy volviendo a la normalidad...
Un beso cielo!!!!

coco dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!! pero qué bueno por favor!!!!!!!! yo duermo con el chatín, y soy de natural urraco... pero tengo suerte que el partenaire es una especie de camaleón que se adapta al medio y pasa de todo mientras duerme. Ni ronca, ni patalea, ni roba ni nada. Una joyita, vamos.

buenísimo el post, buenísimo

besos, belleza

taranis dijo...

¡¡ Me sumo tarde a tu diario!! Me ha encantado este post.

Yo prefiero dormir sola. No soporto los ronquidos pues mi sueño es ligero; me muevo mucho y a veces amanezco con toda la cama revuelta, edredón, almohada y sábanas por el suelo ¡¡ ja ja !!

Bicos