lunes, 12 de julio de 2010

Paris Fashion Week FF2011 - Menswear

Paris fue un completo despliegue de ingenio digno de un blog en exclusiva, más que un rácano post, así que incluyo algunas de las colecciones que más me llamaron la atención por su versatilidad y precisión. Aunque tarde, empecemos pues, que hay mucho por comentar.

Alexis Mabille presentó una colección cargada de detalles, un elegante y veraniego cowboy de medianoche de costa. Pajaritas integradas en las camisas, versatilidad en las mangas y gran verticalidad en la parte superior contrastando con la longitud de los pantalones fueron las principales notas en esta brillante propuesta, centrada en tonos arenosos y claros. Me encanta la elegancia desenfadada de sus propuestas, no lo puedo evitar.

La extensa colección de Lanvin se rezumaba influencia motera por los cuatro costados. Chaquetas estructuradas con apariencia de no terminada, pantalones tobilleros ceñidos o abullonados en seda y camisetas en capas de tul fueron las notas principales presentadas por Alber Elbaz y Lucas Ossendrijver. Bohemia francesa en estado puro.

Como dice Tim Blanks, la propuesta de Véronique Nichanian para la maison Hermès fue un día soleado en los habituales días grises parisinos. Predominancia de los blancos y tonos cálidos que vimos en Milán, ligereza de tejidos que se desdibujan sobre el cuerpo del hombre y una nota de color con un singular verde subrayan los aires veraniegos franceses. Una clara muestra de que la comodidad no está reñida con la elegancia.

Kris Van Assche nos viste de negro en sus propuestas para Dior Homme en una colección cuyos abrigos se convierten en capas, donde predominan los escotes y las asimetrías y en la que destacan los pantalones amplios de gran vuelo y tiro bajo, pero sin perder los pantalones pitillo que impuso su predecesor. Un punto andrógino es sexy.

Merece una mención especial la colección de Kenzo. Profusamente trabajada, pudimos ver una amalgama de la formalidad europea y la elegancia de oriente. Tonos claros, con pequeños guiños de color; combinaciones de degradados que recuerdan algunas sugerencias de Prada de hace unos años y cortes sastre con caída impecable. Un rollo marinero elegante precioso.

Fascinante la colección de Yohji Yamamoto, especialmente el aire barroco que tenía su primer look y la de Nicolas Ghesquière para Balenciaga, tan deportiva y centrada en la movilidad sin despegarse un centímetro del cuerpo.
También fueron maravillosas las propuestas con reminiscencias góticas que presentó Ricardo Tisci para Givenchy, donde además de la sobriedad del negro pudimos ver estampados leopardianos para él. John Galliano desplegó su genuina originalidad en su colección, que mantiene la tendencia de aires marciales que ya habíamos visto en otras propuestas. En ambas, además, pudimos ver faldas para hombre, algo que ya hemos visto en los últimos años en repetidas ocasiones, ¿qué os parecen? ¿Cuál es vuestro favorito?

All images from Style.com. No copyrights violation intended

4 comentarios:

preetandpoor dijo...

yo tengo todavia este post pendiente! asique espero hacerlo tan bien como tu! fue genial! unnbsoo

laotrahormadelzapato dijo...

Me encantó Alexis Mabille desde que lo vi!! Mi colección favorita de París!!

Anónimo dijo...

Las faldas, y/o vestidos con faldas para los hombres, se hacen imprescindibles; por salud, por comodidad.
Ninguna parte de la anatomía de un varón se maltrata, ni magulla más que los genitales; y en buena parte está íntimamente relacionado este tema con la impotencia, esterilidad, problemas de la próstata y cáncer del testículo. Por mala irrigación sanguínea, compresión, confinamiento, y magullamiento, que son producidos por: la correa o cinturón que actúa como torniquete, el bóxer ajustado, (que hace las veces de férula), el tiro ( o costura central del pantalón) que lacera esta parte del cuerpo. Y por muchísimas más razones, las faldas, y/o vestidos con falda para los hombres, son más que una necesidad.
Los vestidos y faldas de hombre deberán ir sin boleritos, ni encajes ,o recogidos, o estampados típicamente femeninos. [...] ”

Anónimo dijo...

Que oportuno el argumento de volver a usar faldas para los señores. Muy innovador, y si debe ser mu cómodo para ellos también. Si estoy de acuerdo, es mejor que usen faldas.