lunes, 30 de mayo de 2011

Forever 21 o cómo ser eternamente joven

Forever young, I want to be, forever young…cantaba Alphabille por allá en los ochenta, y parece que son muchas las personas que adoptaron esa canción como filosofía, a juzgar por la maravillosa evolución de la cirugía estética desde los primeros experimentos en el cuerpo de Cher y Ana Obregón, entre tantas otras.
Un modelo durante la fiesta de Forever 21 en Madrid, no me diréis que no eligieron bien sus representantes en la ciudad no?

El caso es que la semana pasada, mientras en un rincón de Madrid se celebraba la colaboración de Kipling con la ONG Naya Nagar que ya os comenté, en el recién estrenado Mercado de San Antón, en el corazón de Chueca, se festejaba la inauguración de la primera tienda de la cadena Forever 21 en España.
Manuel, fotógrafo, blogger y fashionista de Madrid no se separaba del sombrero y las gafas, ni a sol ni a sombra

Hemos tardado mucho en poder tener en nuestro suelo este gigante del fast fashion americano que competirá directamente con Hambre y Miseria (también conocido como H&M) y Bershka, principalmente, aunque lo más curioso es que han empezado por abrir tienda en Barcelona, a pesar de que el fiestón nos lo trajeron a Madrid – gracias señores, de verdad; una decisión acertada -
Jorge, de Globally, la agencia organizadora del evento apostó por los tonos rosados con mucho atino, la verdad.
Forever 21, que de momento no se ha apuntado al carro de las colaboraciones con diseñadores que tantísima cobertura mediática suelen generar, se mantiene firme con esa filosofía californiana y juvenil tan parafraseada, convirtiéndole junto con A&F en el icono de los eternos jóvenes de espíritu, y cosechando muchos menos wannabies que la última, y sin duda menos cicatrices que los adeptos al bisturí. Eso sí, cuenta con su propia línea masculina, 21Men perfectamente alineada con su filosofía. 
Con la alfombra de césped, los manteles y las flores, y los yogures de llaollao vivimos nuestra propia acampada 2.0.
En la presentación para la prensa de Madrid, no sólo expusieron la colección de ropa y complementos que estará disponible en la tienda de Barcelona, realizaron un auténtico montaje casi idílico que nos transportaba al mítico Golden Gate Park o a las colinas de su L.A natal, a pesar del calor sofocante que asediaba nuestra capital mesetera.

A mí me quedó muy claro, no importa dónde abran, Forever 21 tiene adeptos con más años en su DNI que en su espíritu en cualquier lado y han venido a España para quedarse. Tiemblen señores, tiemblen.

¿Conocíais la cadena de ropa Forever 21?¿Qué os parece su peculiar estilo?

jueves, 26 de mayo de 2011

KIPLING o garras de Astracán

El mono de Kipling personalizado por Vega. La verdad es que le ha quedado muy mono, cómo me gustan los juegos de palabras tontos, por favor..

Quién me iba a decir a mí, después de lustros fuera de ese ambiente hostil que era mi colegio, que volvería a encontrarme frente a frente con el mono más famoso del mundo, sin que fuera necesario remasterizar Gorilas en la Niebla. Recuerdo que en mi colegio, las niñas que se lanzaban a la espalda una bolsa Kipling, con su famoso mono colgando, eran simplemente diosas. En ese momento, daba igual que fueses más  tosca que un gañán, o que fueses la cuota de integración de mi colegio, estabas a salvo con el mono de colores y te ponías el mundo a la espalda.
Doce años de tarjetas de embarque de Mayte de la Iglesia, dieron este resultado: el mono más internacional de esta multinacional.
Es posible que esa sensación, la de seguridad, sea precisamente la que promovió el último de los actos de Kipling: una colaboración con diferentes artistas españoles en la que personalizaron el famoso mono, colaborando además con la ONG Naya Nagar que tiene una larga trayectoria procurando un más seguro, un mañana mejor en la India, con diferentes proyectos de cooperación al desarrollo. Una labor encomiable, que además nos expusieron durante la presentación.
Anna y Macarena, de El Delgado Buil. Qué os parecen sus looks? Sé que no suelen salir mujeres aquí, pero claro hay salvedades, no? Y su mono de madera?Miles de cuentas, miles!
Algo fascinante fue la organización del evento, con unos detalles cuidadísimos. Por un lado, consiguieron simular a la perfección la temperatura de una India pre-monzónica en el establecimiento, os prometo que yo vi el Ganges a mis pies y sentí el calor en mis carnes; por otro lado, supieron amenizar el evento con música en directo de Vega, la extriumfita, cuyo primer trabajo tras ‘abandonar la academia’ se llamaba precisamente India, hay que ver como se cuidan los detalles;  y con una sesión Dj de la mano de Miranda Marakoff, que seguro que se lo pasó como una india – por aquello de cerrar el círculo.
Por si queréis verlas mejor,aquí están con Marc, al que ya habéis visto alguna vez en este blog, y que va vestido de EDB de la cabeza a los pies, 
El lugar estaba hasta la bandera, eso ya os lo digo. Hubo fans, muchos fans en la puerta y por supuesto hubo caras conocidas: María Castro, luciendo unas piernas de infarto, mi amada Mayte de la Iglesia, que además de ser una belleza,  ha colaborado con la ONG antes y supo integrar doce años de historia como modelo en su proyecto; las preciosas chicas de El Delgado Buil, Macarena y Anna, que además de ser artistas con las telas, parece que dominan la pistola de silicona con la misma gracia y que si te sonríen no puedes articular la palabra no en su presencia. Y es que está claro, años después las chicas Kipling siguen siendo diosas.
Juanma, es un must-be de cualquier fiesta de rigor y siempre va impecable. Por favor, qué bonito ese Missoni, yo ruego que haga un garage sale algún día, que acumular está feo!

¿Qué os parece la iniciativa?¿Vosotros qué recuerdos tenéis con Kipling? ¿Conocéis la labor de NAYA NAGAR?

sábado, 21 de mayo de 2011

Mis pensamientos sobre la #spanishrevolution

Está lleno de grandes mensajes, y verdades como puños en estos días.
Hace unos meses, debatía con un amigo sobre la revolución islandesa. Era un movimiento utópico que resultó factible, en gran medida por su reducida dimensión, comparable en número a la población de Valladolid. O al menos, ese era mi argumento. Lo cierto es que, aparentemente de forma inesperada, España se ha sumido en los últimos días en su propia revolución ideológica. Segregados. Unidos.
Poco podían esperar en L'Oréal que la imagen de Paz Vega y la conveniencia de las palabras del anuncio lo convertirían en un símbolo de las protestas en forma de noticia.
Motivos no nos faltan. La corrupción en la clase política de la mano de los poderes fácticos; el terrible estado en el que se encuentra el país, con una crispación interna casi olvidada y con una economía endeble que todos desearíamos olvidar; sin perder de vista un sistema político al que seguimos perdonando su inmadurez a pesar del devenir de los años son perfectos catalizadores de un lícito descontento social que ya no conseguimos callar.
Miles de personas se congregan en la Puerta del Sol dando rienda suelta a su curiosidad o reclamando un nuevo orden.
Se ha comparado este movimiento con los altercados sucedidos en Egipto no hace mucho, también se habla del paralelismo con la revolución vivida a finales de los noventa en Serbia y las demás repúblicas ex-soviéticas y sin duda, ninguno de los que han acampado en los múltiples asentamientos del país ha inventado la sopa de ajo.
A escasos metros del epicentro, ellos siguen tocando ajenos al hundimiento.
En un brillante artículo leía que posiblemente el principal déficit de este asentamiento es su más reivindicado mensaje: la falta de liderazgo. La ausencia de liderazgo efectivo de la organización es posiblemente la lacra que convertirá este movimiento en un mero recuerdo que comparar con mayos pasados, y algunos por venir, que permitirá a las ya anquilosadas instituciones apropiarse del mensaje y sin sustentar la intención. O puede que emerja por fin una alternativa a nuestros pesares.

Y mientras, hundiéndose el Titanic, seguiremos bailando la misma música, aunque sean otros quienes la tocan.

Y a vosotros, ¿qué os parece la #spanishrevolution?

domingo, 15 de mayo de 2011

Noche GQ en Tommy Hilfiger


Pepo luciendo un estilismo de Tommy durante la fiesta, convendréis que efectivamente la ropa  luce más que sobre el plástico, no?
Mientras en el restaurante Nikkei 22 de Madrid, la revista Vanity Fair ofrecía una cena a su diseñador y a un grupo de invitados de rancio abolengo con suerte, otra de las fragatas de Conde Nast, la revista GQ, hacía una fiesta en la tienda de Tommy Hilfiger. El motivo, sinceramente no lo sé, será que el bueno de Tommy tenía pensado ir a España y le obsequiaron con festejos por doquier, pero ¿quién soy yo para cuestionar el origen de un buen sarao, no?
Los típicos anuncios de Tommy con gente que parecen ser la otra cara de Gossip Girl, pero para qué negarlo, lo que nos dan es más envidia que otra cosa, no?
La verdad es que reconozco sentir cierto interés por el caso de Tommy Hilfiger. Durante años, se le ha acusado de racista por unas supuestas declaraciones en el programa de Oprah Winfrey en el que aparentemente decía que no quería que negros, latinos y demás llevaran su ropa. Tanto duró y se extendió el rumor, que finalmente la propia Oprah le invitó, por primera vez en realidad, al programa para desmentir esas infamias, como podéis ver aquí.
Gracias, gracias por esas cremas. Espero que si sobraran muestras me las manden a casa que yo estoy encantado de hacer espacio en mi armario.
Paralelamente, Tommy decidió convertir sus anuncios del “fresh american way of living” en un auténtico escaparate de la multiracialidad americana, incluyendo todos los colores y razas posibles, algo que sin duda también perseguía acallar esos rumores, además de promover el aire preppy, el estilo de las escuelas pre-universitarias americanas, que abandera el diseñador y que ha cruzado fronteras.
En su defecto, estos pantalones me vendrían divinamente. Insisto, más modelos y menos maniquíes que si lo hacen en Abercrombie vosotros podéis.
Durante el la Noche GQ de Tommy Hilfiger hubo varios detalles que me sorprendieron, reconozco que muy favorablemente. Primero, la colaboración con Lab Series que nos obsequió con una gift bag muy útil, especialmente ahora que terminé mi tratamiento del que os hablé, lástima que en ella no vinieran unos pantalones verdes que me robaron el corazón según llegué y que también habrían venido muy bien. 
Para mí, los dos invitados mejor vestidos a parte de los modelos, claro...me encantan ambos estilos, tan distintos y tan auténticos.

Además, el catering, se alineaba con la prueba de baño que tantos sacrificios nos cuesta y consistía básicamente en vegetales crudos y juantonic, que debía representar la auténtica dieta de los modelos, y no el método Dunkan con sus fanatismos y riesgos; y finalmente, por la iniciativa de incluir modelos, que lucieran los estilismos de la firma con mucha más gracia que un maniquí y que además se cambiaban en el escaparate de la tienda, sin mayor pudor.

¿Habíais oído el rumor? ¿Os gusta el aire prep-school de Tommy?

domingo, 8 de mayo de 2011

La prueba de baño

Los shorts de Paul Smith son mis favoritos.
Pronto entraremos en el proceso más duro del año, el terror de los certámenes de belleza, la prueba de baño. Aunque nos neguemos esta realidad, la mayoría de nosotros hemos pasado por una penosa letanía que es la operación bañador y todo para poder lucir nuestras carnes en la costa, meramente cubiertos por un pedazo de tela. Tan importante como definir si el vello nos acompañará este año, el bañador que elegimos dice mucho de nosotros.
¿El típico surfero de la costa levantina, verdad?
Básicamente, como yo lo veo, aquellos que no se sumergen en el naturismo, que en algunos casos debería ser una condición sine qua non, disponen de tres alternativas básicas en lo que a bañadores se refiere, y siendo la playa un escaparate sin parangón, la decisión no es baladí.
Por Dios, ¿dónde puede uno encontrar esta estampa?

Para los espíritus jóvenes, están los bañadores surferos. Son muy fácilmente identificables, especialmente porque su longitud no está pensada para tomar el sol, de modo que o bien se acepta el moreno paleta como una consecuencia necesaria, o terminas arremangándote las perneras como si fueses una percebeira desubicada. Algunos son de corte bajo, pero suelen ir pensados para glúteos que pueden cascar nueces, así que si no es el caso, recodemos que la cintura está donde está.
David Gandy con Speedo...bien podía optar por el naturismo, estamos todos de acuerdo.
Para los más atrevidos, o más descerebrados según cómo, están los speedos. Ay, cuántas imágenes somos capaces de evocar con estos traicioneros amigos, Rappel con ese tangazo de leoparderío sin duda es uno de los primeros que vienen a mi cabeza, pero lo cierto es que estos bañadores si sientan bien, sientan muy, muy bien, o no? En estos modelos la talla importa, está claro, pero también dónde asentemos el bañador.  Si no queréis parecer un fisioculturista con un fardahuevos, lo mejor es que el bañador no se tenga que estirar para cubrirnos el cuerpo. Y sí, el blanco a los hombres también les trasparenta.
Él podía quedarse en su casa, con burka, también coincidimos todos

Para los más conservadores, valor que en estos casos yo agradezco mucho, el clásico short es la salvación. Existen variaciones en la longitud, y el estampado, pero suelen terminar bastante por encima de la rodilla y  pueden ir desde los recuerdos marineros, a los estampados florales o mil rallas hasta cualquier pattern que se nos ocurra. Eso sí, las tallas también existen en este segmento, así que por favor, hagan uso de ellas porque sinceramente hay cosas que no es necesario demostrar en público y los shorts cacheteros son traicioneros, especialmente si la redecilla está un poco gastada.

¿Y vosotros por qué os decantáis en la playa? ¿Largo, corto o ceñido?


All images from Internet. No copyright's violation intended.