domingo, 30 de octubre de 2011

Bikram Yoga, sueño de un día de verano



(English version at the end)

Miranda Makaroff hablando de los beneficios posturales del Bikram Yoga con Marisol Sarria, una de la maestras del centro, después de nuestra sesión. - Photo: xaviworld
Hace unos meses me invitaron a una sesión de introducción al sorprendente mundo del Birkam, en el Bikram Yoga Center de Madrid. Se trata, ni más ni menos, de una modalidad algo particular de Yoga, ese ejercicio que durante los años 90 parecía reservado para los más pudientes, y que años más tarde cualquier gimnasio de tres al cuarto te ponía a un instructor que había pasado una semana en Tailandia de vacaciones a luxarte la espalda sin ningún pudor; en este caso, no obstante, las instalaciones y los maestros estaban muy bien preparados.
Mónica de Tomás también vino a la sesión, igual que Mayte de la Iglesia y Ton Pernas, que también quedaron encantados con ella. -  Photo: Xaviworld
No os engañaré, el Birkam Yoga es muy duro. A los ojos de la mayoría, el Yoga no es más que una serie de perezosos movimientos casi letárgicos, un reto fácil de alcanzar; bien, eso es mentira. El Yoga en sí mismo es un ejercicio de combinación de concentración, respiración y efectivamente estiramiento de determinados grupos musculares y dejadme que os diga: es agotador. Agotador, sí; pero el resultado es muy placentero, un poco en la línea de lo que predicaban nuestros mayores: “para estar bello hay que sufrir”.
Después de una sesión de ejercicio durante una hora y media, comimos como si no hubiera un mañana. Photo - xaviworld
En el caso del Bikram Yoga, inventado por un millonario Indio en los setenta, la dureza se agudiza un poco.  Durante 90 minutos se realizan 26 series de posturas llamados Asanas y cada uno de ellos se repite tres veces. Todo ello se realiza a 42 grados centígrados –como si de un día de verano se tratara -  ampliando el rango de movimiento de las articulaciones, ejercitando en mayor medida el sistema cardiovascular y eliminando toxinas con mayor rapidez. Bajo supervisión de un experto, el Bikram Yoga puede resultar una interesante terapia contra el estrés y para dominar el cuerpo de uno, pero hay que ser sensatos y no perseguir cimas muy altas o uno puede salir de la sala en cuatro, eso ya os lo anticipo.
Estoy seguro que si estás embarazada es más fácil hacer según qué posturas...por aquello del contrapeso. Photo: internet

Lo cierto es que los famosos que se han vuelto adeptos al Bikram Yoga se cuentan por miles, y si Lady Gaga o Gwyneth Paltrow pueden someterse a este riguroso entrenamiento, cualquiera de nosotros debería poder. Eso sí, hacer Bikram Yoga en un centro que no esté bien preparado, no sólo es una tortura física, además puede resultar dañino para los sentidos, como el olfato, a ver si os pensáis que haciendo ejercicio durante una hora y media a semejante temperatura, la gente no suda. En este centro de Madrid, se renueva el aire de la sala cada 3 minutos, así que podéis estar tranquilos, saldréis cansados, pero no mareados.
Lady Gaga es una adepta al Bikram Yoga, y viendo la cara de su maestra, parece que a ésta la han sacado del ejército por agresiva. - Photo: internet.
 Así pues, si estáis dispuestos a ser flexibles como un junco y ágiles cual gacela, y además queréis sumergiros en un estado de catarsis mental, una semana de clases gratis en el Bikram Yoga Centre de Madrid puede ser vuestra. ¿Cómo participar? Muy fácil: tenéis que dejar un comentario en este post y entraréis en el sorteo, el día 11 de noviembre comunicaré quién es el ganador. Namaste.
Andy Murray, el tenista, dice que el Bikram Yoga le ayuda a ser más flexible...no haré más comentarios. - Photo: internet.

 ¿Conocíais el Bikram Yoga? ¿Lo habéis practicado alguna vez?

-- English version

A couple months ago I received an unusual invitation; I had the privilege to attend to a private Bikram Yoga class at the Bikram Yoga Centre, in Madrid, probably the best centre in town to get started into such discipline. Most people see Yoga as a series of lazy movements, yet is indeed a hard exercise regardless of what you may see at a first glance; and with regards to Bikram itself, it gets even harder. Don’t get me wrong, it’s been proved to be quite adequate for stress releasing and even to face off depression. But of course, getting there is not an easy road.

For those of you still blindly unaware of what Bikram Yoga is, let’s just say that it’s nothing more than a slightly different version of Yoga. In a few words, Bikram entails being fully focused for 90 minutes, repeating 26 different postures – also called asanas – three times each, at 108 degrees – Fahrenheit of course –.

This variety of Yoga, invented by the Indian billionaire Bikram Choudhury, has several advantages related to the fact that you exercise at such high temperature: you amplify the movement scope of your articulations, achieve a higher degree of cardio activity and flush away all the waste products, as you sweat like a pig in summer. It must be done, however, under the strict supervision of a well-prepared master, taking a great risk of sever injuries otherwise.

This discipline counts many celebrities among its followers, and I don’t see any reason why shouldn’t we be able to do so. Just one last tip: finding the appropriate place is not only a matter of master certification; let me put it plain and simple: you’ll be sweating to your bones for an hour and a half and you won’t be alone in the room, so ventilation becomes crucial if you want to get out on your feet.

If you happen to be in Madrid, or you just want to participate: here is a raffle. Leave a comment in this post, and you may as well find yourself with a week of free-of-charge training in Bikram Yoga. Namaste.

Did you know about Bikram Yoga? Have you ever practiced it?

Some images are from Internet. No copyright's violation intended.

domingo, 23 de octubre de 2011

Tintes obreros para hombre


(English version at the end)

Os decía el otro día que vuelven las coderas, las rodilleras y el remiendo y os aseguro que por más que ese post fuera una sátira de estos tiempos modernos, la realidad es que en este momento los tintes obreros cobran más y más importancia.

En Santa Eulalia han incorporado los pantalones cargo de Brunello Cucinelli bajo un look elegante pero informal. - Photo by Santa Eulalia
Solo hay que mirar las revistas y los look books de este próximo otoño en los que los pantalones ‘cargo’ – no son otros que los pantalones con bolsillos laterales, que solían ser de algodón muy resistentes y adecuados para actividades al aire libre – han empezado a trasladar al interior de las oficinas y restaurantes, dándoles un nuevo tamiz mucho menos casual con algún detalle como una corbata o una americana, por ejemplo.
Para poder customizar unos jeans en MET pusieron a nuestra disposición un arsenal de materiales: cuentas, pinturas, telas cualquier cosa es posible. Photo by Manuel Ordovas.
Dentro de ese movimiento obrero que nos inunda, y cuyo gran precursor fueron las botas camperas, las chaquetas militares y demás prendas icónicas que han llenado nuestros armarios en el último año, también podríamos englobar los pantalones desgastados, que este año vuelven a tener presencia.
El que diga que el arte en si mismo es el alimento del artista miente como un bellaco: parmesano, prosecco y mortadella de boloña sí que acentúan la creatividad de uno. Photo by Manuel Ordovás.
El otro día, estuve en un work-shop – anteriormente conocido como taller de manualidades – en el showroom de MET en Madrid, una firma de ropa muy conocida entre las mujeres y que cuenta con una línea para hombre llamada Cycle que obra milagros pasados la tierna veintena, que lamentablemente no está tan extendida – os digo en serio que pone todo en su sitio, como el sostén push-up, pero en pantalón y además con patrones muy acertados-.
Bloggeros en pleno proceso creativo; la verdad es que no me extraña que en los equipos de diseño haya alguien que manda, o al final más que una prenda el resultado es una quimera. Photo by Manuel Ordovás.

La de Cycle es una colección otoñal basada en el festival de música de Glastonbury, en Gran Bretaña, con su amalgama de estilos y dogmas; típica de cualquier encuentro festivalero que se precie, y el típico punto lugar en el que los asistentes se convierten en piezas de artesanía, de algún modo u otro, con sus estudiados atuendos.
Bloggeros satisfechos y vestidos de MET y Cycle. Yo como siempre, con cara de animalito medio asustado,  posiblemente por miedo a que me despojaran de esa preciosa americana. Photo by Manuel Ordovás.
Y es que con mucho atino, algunas casas – y Cycle entre ellas - han percibido este contexto en el que nos hallamos y la necesidad de manifestar nuestro inconformismo a través de nuestro atuendo como una excusa perfecta para que seamos nosotros quienes demos rienda suelta a nuestra creatividad más allá de las fronteras establecidas.

Indignados, artistas u hombres de bien: armaos de papel de lija y un pincel, que podéis hacer de vuestra capa un sayo, o de unos pantalones una bandera.

¿Conocíais la marca Cycle?  ¿Qué os parece recuperar el movimiento obrero más puro en nuestro atuendo? ¿Os manifestáis con vuestra ropa?

-- English version

It was a more than just a satire when I stated the that elbow patches and stitches were about to become a trend; in fact you should only take a look to all menswear’s look books to realize that workwear is more and more getting in our closets these days.

In case you haven’t noticed, cargo pants – formerly used for outdoor activities and normally made of rough cotton – are commonly used as per business wear if only adding a little something like a bow-tie, or a jacket. But it’s not just a matter of taking those trousers to an extreme; this is a trend that started a couple years ago when camp boots and military jackets took over the sneakers and jumpers niche. And most certainly, faded jeans could get into this group.

A couple weeks ago I had the privilege to attend to a workshop at MET’s showroom in Madrid. This is a quite established brand for women we are talking about, but they also happen to hold some stunning designs for men under the label of Cycle; much less well known yet so well patterned and designed, you can see your body go back in time to your early twenties: thigh and ready for some action.

Their Fall Winter 2012 collection is based on Glastonbury’s music and arts festival, probably one of the best-known events in Great Britain and in the world and such a melting pot for new trends and styles, like mostly all music festivals are if you ask me, and a place where everyone becomes a piece of art in a certain way.

Truth is that many brands, and Cycle among them, perceive this context we live in and our need to express ourselves through our attire as an opportunity to free our creativity beyond predefined boundaries. So get yourself a sanding paper and some paint and be an artist and a frame for your work.

Did you know the brand? What’s your view on this workwear trend? Do you express yourself with your look?

domingo, 16 de octubre de 2011

Fiesta New York Style en GANT


(English version at the end)
La colección de otoño de GANT para hombre es francamente muy ponible. Colores tostados, alegres dibujos en la lana y diseños europeizados; no está claro si sales de Harvard o de Oxford, pero queda claro que sales bien vestido.
Hace un par de semanas acudí a una fiesta muy especial: la tienda de Gant de Madrid mostraba su última colección de la mano de su jefe creativo: Bob Andrews. La verdad es que son muy pocas las ocasiones en que uno puede intercambiar unas palabras con un diseñador, salvo claro está que uno se encuentre de fiesta a John Galiano con unas copas de más y termine haciendo apología de la segregación racial y del corte al bies, indistintamente.

La línea más deportiva de GANT apuesta por los cuadros, los canalés...más americanizada y juvenil que la versión formal de la colección, pero igualmente alegre.
Volviendo al evento que me pierdo...una vez ahí pude charlar con Bob sobre la filosofía de una marca que representa el estilo de vida americano pre-universitario – con notas británicas en sus diseños - y que no obstante, es mucho menos conocida que su eterna archienemiga Tommy Hilfiger, al menos localmente. También me mostró su colección de Home Style, que será uno de los nuevos retos en la reestructuración progresiva de la firma que está llevando a cabo, desde que se uniera a las filas de la compañía el abril pasado.


Los chicos de El Barco Ivan Massagué, Javier Hernández y David Seijo, vestidos por GANT; una muestra de que la firma recoge distintos estilos en sus colecciones.
En los próximos meses, me aseguró, lanzarán una colección "cruise", una pequeña selección de prendas inspirada en la Riviera Italiana - cómo no, lo extraño sería una colección para ir en crucero inspirada en el Machu Pichu o en Mongolia Interior y el mismísimo Gengis Kan – y estoy seguro que podremos ver las pinceladas que antaño pintara en Ralph Lauren, firma en la que estuvo 17 años y que convirtió en el buque insignia de la moda americana que es hoy.

Los miembros de Mama Boggie amenizaron la velada con Jazz en vivo, que me gusta a mí una banda por favor.
Sabéis que yo no os puedo engañar, y debo reconocer que uno de los alicientes del evento fue la presencia de un conjunto de Jazz que amenizó la velada en vivo, inundando la tienda de un espíritu Neoyorkino que despertó mi nostalgia, y la presencia de celebridades que siempre genera chascarrillos...queréis saber quien fue? Pues Anne Igartiburu, Kiko Matamoros y Dario Barrio, posiblemente el cocinero con más estilo de la ciudad, que esta vez no se puso detrás de los fogones, lamentablemente y los chicos de El Barco.
Dario Barrio, vestido de Gant on americana de cuadros y Bob Andrews en medio, flanqueado por el equipo comercial de Gant España y su colega Rocky Brennicke

¿Qué os parece la filosofía de Gant? ¿Os gustan sus diseños? ¿Sabíais que hacían ropa de hogar?


Mis favoritos de la fiesta. Estilosos, guapos y además simpatiquísimos...los habréis visto antes por aquí; a ver si les convenzo un día para que nos enseñen su armario y sus trucos
-- English version

A couple weeks ago I had the opportunity to spend some time with Bob Andrews, former VP of Design at Ralph Lauren and currently head of design at GANT. It’s not a common thing to do, you know, to have a few words with such a designer, unless you’re having drinks with Galiano chatting both on racial segregation and on how to design a strapless dress properly.

As we were chatting, Bob told me they are about to launch their Cruise collection, which will be inspired in the Italian Riviera – no surprise there, I wonder if we will ever see one inspired in Machu Pichu – and he also confessed he had no chance to redefine the strategy for the home style section at Gant, something he clearly want’s to start next year.

It’s quite bizarre, if you ask me, how little do we know about Gant, compared to other piers such as Tommy Hilfiger, in particular if we consider how big the firm is and how comprehensive their approach to fashion is as well.

Anyway, Bob’s presence in the party was appealing enough to attract many celebrities to the party, which also was nicely filled by live Jazz music. Nothing like New York style parties to highlight the American way of living the brand clearly bets for.

Did you know GANT? Do you like their designs? Were you aware of the existence of their Home Style collection?

lunes, 10 de octubre de 2011

Las auténticas tendencias del 2012


(English version at the end)

Las cosas pintan muy mal:  parece que no habrá paga extraordinaria de Navidad para algunos, otros directamente perderán un tercio de su salario durante vete a saber cuánto tiempo, y seguimos emitiendo deuda, cada vez de peor calidad y por lo tanto con intereses mayores para atraer a incautos con mucho dinero y poco seso, así que llegados a este punto me veo en obligación de desvelar el secreto.

Sí, sí, el secreto: Las verdaderas tendencias para el 2012. No dejéis que os engañen, estas diez son las auténticas tendencias para el año que viene, verano e invierno, primavera u otoño. Lo mismo da. Es muy posible, de hecho me sorprendería que no fuera así, que hayáis dado ya con alguna de ellas en la calle, en el gimnasio, en el supermercado, aquí o allende los mares; yo no paro de verlas. Son tendencias globales imparables, pero se pueden revertir los efectos.
Photo from Internet

1. Los calcetines con agujeros y tacones desgastados; el equivalente masculino a las medias con carrerón. Olvidad los packs de seis de H&M o del puesto de la gitana – quiero decir romaní - en el mercadillo de vuestro pueblo, hay que ahorrar y total, los zapatos lo cubren todo. Pseudo - grunge de la cabeza a los pies, vamos.

2. Rodilleras y coderas en los pantalones y rebecas. Lo que puede parecer una oda al movimiento obrero, esconde una trágica realidad: el remiendo y el zurcido. Con camisas de franela de cuadros, podéis pasar por estilismo grajero busca esposa, o por un miembro de Village People.
Photo from Internet
3. Camisetas de propaganda. Ahora ya no hay excusa que valga, no podemos usarlas para limpiar los cristales del balcón o para dormir; hay que hacerse cargo y ponerse la camiseta de Bayer, de Marlboro o lo que sea para salir a la calle. Total, con una americana cerrada o un jersey ni se ve, y en los congresos podéis rellenar el armario sin ponerse las manos en los bolsillo.

4. Zapatos de suela aeroline, es decir, rotos. Si los combináis con calcetines agujereados y camiseta panadera, podéis aducir que estáis recreando el estilo de Johnny Depp en Piratas del Caribe, o el de los Indignados exacerbados.

Photo from Internet
5. Vintage familiar, o lo que es lo mismo, usar ropa usada de otros miembros de vuestra familia. Vuelve la tortura del hermano pequeño que recibe la ropa de sus hermanos, pero por lo menos ahora con el fenómeno vintage podemos simular que somos modernos y que es una elección.

6. El celo en las gafas rotas. Si algo nos ha enseñado la trágica pérdida de Steve Jobs, es que el empollón del colegio puede cambiar el mundo; no veo por qué no hacer de una rotura, un estilismo completo, así que ¡que vivan las grapas en los bajos y el celo en las patillas!
Photo from Internet
7. Este año la it-bag no será de Prada, ni de Mulberry; será de Opencor. Deben ser los únicos que aún no cobran por la bolsa de plástico, y le podéis poner cualquier cosa dentro: una bolsa de patatas o el monedero, es muy agradecida y ocupa poco espacio en el armario.

8. Los llaveros portamonedas. Tal como está el patio, no podemos permitirnos el lujo de perder los leuros a lo loco, así que lo mejor es ponerlo con las llaves de casa como nuestros abuelos; de hecho, si el portamonedas es de un abuelo mejor que mejor. Tacaño-chic vintage, lo más.

9. La ropa desteñida. Si la fiebre de los ochenta que nos ha asediado ha servido de algo es, sin duda, para que podamos sacar la ropa con lamparones de lejía a la calle como si siguiéramos las tendencias a pies juntillas. Con pitillos y botas militares, y pasaréis por miembros de American History X.

Photo from Internet
10. El sentido del humor, es el mejor complemento. No lo perdáis nunca, o sobrellevar todo esto sería demasiado difícil.

Y vosotros conocéis alguna otra tendencia como éstas?

-- English version

Things look pretty ugly right now: high unemployment rates, we keep issuing debt to build up things we actually can’t afford nor we need, hence I felt like I had to share The Secret with all of you. Yes, The Secret. I’m not talking about a self-improvement book, but the real trends for next year. They are global; they are unstoppable; yet we can reverse the effects by knowing them in advance. You may already have noticed them; as a matter of fact, I’d bet you have.

1. Socks with holes. Why should we buy new ones when a shoe covers them? Go for a sort of grunge head-to-toe style, and be proud.
2. Knee and elbow pads. They sort of work with patterned shirts, but you may look like a Village People member if you abuse.
3. Merchandising t-shirts. Now there is no excuse to hide them; besides at any fair you can fill your closet for free.
4. Aero line shoes, meaning broken shoes. Match them with holy socks and you’ll be a live version of Pirates of the Caribbean.
5. Family vintage, an extended version of inheriting your elder’s clothes, now in vogue thanks to this used-clothes fever.
6. Tape in your glasses. The tragic loss of Steve Jobs taught us that any geek can change the world. Then be it.
7. The new it-bag won’t be Prada’s or Mulberry’s will be a K-Mart plastic bag. Trsust me on this, there is no shame on being practical.
8. Key and coin holders. We can’t miss a penny, therefore lets keep them in our keyholders with our grand’s.
9. Bleached clothes. No one will know if you did it on purpose, it’s a perk of this eighties’ fever we’ve been in.
10. Humour, at the end of the day, this is the best accessory of all.

Have you noticed any other trends like these?


All pictures from Internet. No copyright's violation intended.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Pequeñas notas de color


(English version at the end)

Para mí es un estilismo perfecto; un estilo italian riviera pero un poco más alegre; me encantan esos mocasines Tod's y esa camiseta es preciosa. Cómo se nota que una buena percha ayuda, eso está claro. Photo: Xaviworld
Hace unos meses, cuando revisábamos las colecciones que se presentaban para hombre en Milán, parecía evidente que lo que en verano sería una eclosión de colores estridentes, dejaría paso en otoño del 2011, a pequeñas notas de color. Parece tener sentido, cuando lo piensas, que no sugieran que pasemos de ir como un tablero de parchís a un negro sepulcral riguroso.
El dio más famoso de la blogosfera: BryanBoy y Rumi Lee. Si os fijáis, la camisa de plátanos de él no deja de ser una nota de color...Photo: Xaviworld
En mis días en Nueva York pude contrastar esa tendencia al observar como eran muchos los que añadían misteriosas pinceladas unos estilismos que de otro modo serían mucho más convencionales – que no aburridos necesariamente, no me malinterpretéis-.  Forman parte, de lo que hace un año definí como riesgos controlados.
Otro de mis favoritos; el año pasado le vi e iba hecho un cuadro pero este año, iba simplemente impecable. Esa pajarita en color flúor me parece preciosa. Photo: Xaviworld
Esos toques de color, el color shot, pueden combinarse perfectamente con grises, negros y azules, y son un pequeño reclamo de atención pero se integran perfectamente en una paleta de colores más cómoda, menos llamativa, que algunas de las propuestas veraniegas que reconozco podían parecer un tanto payasiles.
Puede ser un poco too much según cómo, pero la verdad es que a mí esos zapatos no me dejaron indiferente; un ole por sus agallas. Photo: Xaviworld
Personalmente, valoro que podamos extender el color al otoño y al invierno, contrastando con esos días más grises y esas noches más largas; al fin y al cabo, se trata de sobrellevar esa época sin perder ni la vitalidad ni la alegría, y está demostrado que los colores nos provocan diferentes sensaciones.
Una opción algo más conservadora, dar color a la corbata y al pañuelo; si no fuera por unos zapatos trágicos que decidí ahorraos, para mí sería un look perfecto también. Photo: Xaviworld
Normalmente, los hombres se han atrevido a poner color en sus corbatas; de algún modo ese complemento es una vía de escape a los convencionalismos y está todo permitido; hasta el punto que algunos deciden salpicar sus ya llamativas corbatas, con elefantes, papa noeles y demás fauna digna de una película de píxar. Ahora, afortunadamente, parece que podemos llevar el valor un paso más allá.

¿Y cuál es vuestro parecido? ¿Sí o no, a las notas de color en verano?¿Qué sensación os provocan?

-- English version

A few months ago, back when we were checking on Milan’s menswearcollections, it seemed quite obvious that bright colours would still be a part of menswear for fall-winter 2012. It would be odd, if you actually think about it, to move from colour blocking suggestions to tight black just in a matter of weeks.

While I was in NY, I realized how this trend drilled down to the streets as I saw many guys adding little hints of colour to otherwise regular outfits. They are, of course, part of what I defined a year ago as Risk Control.

Up until now, if we don’t consider the eighties craziness, mostly all men only felt confortable giving a little colour shot when it came to ties; for some reason, they felt even strong enough to splash it with elephants, Christmas trees or even Pixar characters. It looks like now, fortunately, we’ll be able to move one step forward.

So what’s your view? Yes or no to colour shot?