martes, 28 de agosto de 2012

De vuelta al cole como un niño


(English version at the end)


Ya he vuelto de mis vacaciones, y la verdad es que he regresado con el encefalograma plano, de verdad. No sé cómo he conseguido hilvanar un post, siquiera, así os lo digo. Pero ya han terminado y la vuelta al cole, como siempre, viene cargada de acontecimientos, como la inminente Mercedes Benz Fashion Week Madrid a la que tengo el placer de asistir nuevamente, como blog acreditado.
Miami señores, es mucho más tranquilo de lo que puede parecer si uno sabe buscar los momentos. 
Pero antes de que empiece el curso académico de nuevo, dejadme que me desperece un poco y que os cuente mis vacaciones; al fin de cuentas, eso es lo habitual en los pasillos del instituto, no? Además, así, uno siente como que duran un poco más, no os parece?

Yo este año he disfrutado como un niño, en Florida. Ni moda, ni masajes ni tratamientos; una sobredosis de montañas rusas, simulaciones tridimensionales y agua y la mente queda completamente en blanco. Es lo más relajante que he hecho en los últimos años, claro que he acabado absolutamente agotado con un doloroso recordatorio que los años no pasan en balde, por más que el espíritu se mantenga.

El Mandarin Oriental es un remanso de paz, no puedo decir más.
Los últimos días, para recuperarme de esa vorágine de adrenalina en el cuerpo, los he pasado en Miami atusándome el pelo entre el magnifico Mandarin Oriental – será un poco de abuelos, pero tanto niño junto a uno le vuelve antagonista – y el centro comercial más maravilloso de la ciudad: Bal Harbour Shops.

Si uno quiere encontrar el epítome del lujo y deleitarse viendo prendas de Bottega Veneta, joyas de Tiffany&Co y zapatos de Roger Vivier, entre tantas otras cosas, puedes entrar en un blog y disfrutar de la realidad virtual, o plantarte en ese paraíso de palmeras y marcas de lujo que no tiene parangón en occidente.
Tiffany, Bottega Veneta, para volverse loco! Reconozco que yo un poco sí que perdí la cabeza!

Regresar a casa por eso me ha devuelto a la cruda realidad: nadie pondrá almohadas mullidas en mi cama al atardecer ni me preparará una ensalada de frutas por las mañanas; ni mis armarios podrán albergar todos las prendas que he visto y creo firmemente que ne-ce-si-to y, por supuesto, tampoco mi ascensor alcanzará velocidades supersónicas en subida; así que tendremos que confirmarnos con las memorias y algunos otros recuerdos que ya os contaré más adelante.

¿Y vosotros, habéis vuelto ya de vacaciones?

-- English version

I just got back from my annual leave and I must say mi brain is almost in a flatline, I barely know how to write a proper post to be completely honest.  However, it’s always good to be back home, plus as all back-to-schools this one will be real busy with the Mercedes Benz Fashion Week Madrid and all. This season I’ll be attending as an official blogger, something I’m really proud of and quite looking forward to.

But before we get dirty with it, let me just sweep my last few days a bit, and sum them up for you guys. This way I feel as if I was still enjoying them, and it is quite as we would do in class, wouldn’t we?

This year I’ve enjoyed myself like a teen in Florida. No fashion, no massage or treatment can ever match the combined effect of rollercoasters, 3D simulations and water. This is by far the most relaxing thing I’ve ever done, thus I barely made it to the end unassisted. Clearly I’m no teenager anymore, and three days were pretty much my limit.

The last few days, mostly to over come all of it, I spend my days in between the magnificent Mandarin Oriental in Miami (I know is a bit on the elder side, but try to spend three days surrounded by children and you’ll understand) and the best shopping mall in the world: Bal Harbour Shops. Oh dear, did I saw something pretty in there!

If you want to see the quintessence of luxury and glide between Bottega Veneta’s latest collection, Tiffany’s impressive jewellery and Roger Vivier’s most-definitely-magic shoes, you wither read a blog or you go to this little peace of heaven right next to Miami Beach.

Getting back home is been hard: nobody will fluff up my pillows at dusk or peal me a fruit salad every morning, my closets will certainly not store all those treasures I cherished deeply and my elevator wont rocket me to the penthouse every time I get home, thus memories will have to do. Well, these memories, and some others that I’ll share later on.


What about you, how were your holidays?

martes, 7 de agosto de 2012

Don’t say “Hasta la vista”…

...say Tiffany's
Queridos, me llena de orgullo honda satisfacción comunicaros un año más que ha llegado la fecha en la que me desaparezco de la blogosfera temporalmente; sé que también habéis ansiado este momento tanto como yo.  Veréis, también, que he cerrado la temporada por todo lo alto, gracias a un pequeño aguinaldo que me he agenciado de Tiffany & Co; la espera sin estos premios hubiese sido intolerable.



Mientras la persiana esté bajada por vacaciones, pensad que yo me pondré en remojo por todos aquellos que estéis padeciendo el calor de vuestras ciudades; gritaré dando vueltas en el aire para ahuyentar todas las tensiones que nos acechan durante el año y pasearé por la arena con los pies descalzos. Ay, si me concentro mucho ya siento el olor a mar.


A la vuelta os iré desvelando algunas sorpresas que espero os alegren tanto como a mí; celebraré un cumpleaños redondo y nos iremos a la Mercedes – Benz Fashion Week Madrid a ver qué nos depara la moda masculina en este país para el próximo verano 2013 que no es poco. Entre tanto, cuidaos, protegeos y divertíos; bien sabéis que yo lo haré.


- English version

Dearly beloved, I’m so very happy to report that it has come that time of the year when I tell you that I’m out of here for a few days. Yeah, it took quite a while but it finally got here. For such a closure, I’ve picked a little treat I got myself from Tiffany & Co.; waiting so long without these treats would have been unbearable.

While this is closed for my annual leave, just beware that I’ll be in the water thinking of those of you still suffering the heat of our cities; I’ll scream my head off in the air to fear daily tensions and I’ll walk miles on the sand barefooted.

As I get back, I’ll unveil a couple surprises that I hope will make you all smile; I’ll celebrate a meaningful birthday and I’ll sneak in SS2013 Mercedes-Benz Fashion Week Madrid to see what will our Spanish designers be offering us men for the upcoming year. Until then, please take care, protect yourselves and have fun; god knows I will do too.

miércoles, 1 de agosto de 2012

El arte de una buena camisa


(English version below)

Una buena camisa y un buen gommino son el mejor amigo del hombre, creedme.
Os decía hace poco que una de las entradas que más éxito ha tenido en mi blog es la que versaba sobre el Business Casual, o los códigos de etiqueta en la oficina. Sin duda es uno de los quebraderos de cabeza de los hombres de hoy, que nos acostumbramos fácilmente al traje por la comodidad que representa y lo bien que puede llegar a sentar. El caso es que tras años con americana, resulta  algo cansina la homogeneidad del traje y a menudo nos apetece ir un poco más ligeros e informales.

El caso es que la capacidad de compra de los españoles es limitada y claro, hay que hacer la combinación perfecta entre buena calidad y precio razonable. A eso hay que sumar que debemos invertir en piezas que sean mínimamente versátiles y que las podamos llevar tanto con un traje a la oficina como con algo más casual, o de otro modo, uno termina duplicando el armario: uno para días laborables y otro para festivos y moscosos; poco práctico, no?
Desde que viera a mi entrenador personal Mario Diez correr por el parque con camisa lo vi claro, yo a la playa también.

La camisa blanca es, sin duda, la primera gran inversión que todo hombre debería hacer. No sólo es necesaria para ir a según qué eventos formales, también resulta muy útil cuando nos ponemos prendas un poco más llamativas como unos pantalones de colores u accesorios algo extravagantes que queremos matizar. No obstante, hay un mundo más allá de las camisas lisas.
Señores, los vaqueros con camisa hay que alegrarlos un poco con un zapato de color o un cardigan que contraste un poco.

Mi recomendación siempre va en la línea de camisas de manga larga  - la manga corta es poco aconsejable en muchas zonas de este país, sobre todo si uno quiere mantener una cierta imagen – y sin botones visibles en el cuello ni bolsillos en el pecho. De ese modo garantizamos su versatilidad al máximo, siempre y cuando el estampado sea mínimamente sobrio, y podemos llevarla también con un pantalón vaquero e incluso un bañador, si queremos marcar estilo en vacaciones.
Muy fácil poner tus medidas y actualizar los cambios de tu cuerpo, no?

Nada sienta igual de bien que las cosas hechas a medida y aunque tradicionalmente eso supone un alto precio, es la inversión de tiempo la que normalmente nos frena a los hombres. Eso ha terminado, afortunadamente, gracias a firmas como Saint Magnus  que no solo ofrece cuatro líneas de camisas con un algodón excelente, también ofrece un servicio de camisería a medida de gran calidad y buen precio.

¿Conocíais esta marca? ¿Y vosotros, qué tipo de camisa lleváis?

--English version

A while ago I mentioned that one of the best performing posts in my blog was the one talking about Business Casual, aka how to dress at the office when a suit is not required. This is clearly one of those topics that we men can’t really get out of our minds being as it is so easy to dress roughly all right with a suit. However, regardless of all that, we all feel the urge to dress more casually every once in a while, do we not?

On top of it, we have a limited purchasing power and we have to balance the quality with the price and with the fact that a good investment always entails going after a versatile item: one that you can wear both with a suit and with something quite more casual. Otherwise we end up duplicating our closets: one for business hours and the other for our private events, not that smart, right?

If there is a true must have for men that is a white shirt. This is where we should all put our money in, as you can use it in formal events, with some bright coloured trousers or accessorize it with a flashy bowtie perhaps. There are not many things in our wardrobe quite as resourceful as a white shirt.

However there is a whole world outside the white button-up shirt, and one should always bear in mind that going after a long-sleeved shirt, with no buttons on the collar and no pocked on the chest is the safest bet of all. We can wear such shirts both with a double-breasted blazer or a swimming suit if needed.

We all know that there is nothing like custom fit shirts, and now the need of time and money are no longer an excuse to go for the second best. There is a new online firm, Saint Magnus , that offers not only some fabulous ready to wear dress shirts, but also some very affordable custom made ones.

Did you know the brand? What kind of shirts you like?