viernes, 30 de noviembre de 2012

Les Cols: una experiencia diferente

Hace unos meses os comentaba en mi blog y en el de Santa Eulalia, el montaje que preparé el año pasado para festejar el cumpleaños del que,  gracias al Tribunal Constitucional, puedo seguir esperando que se convierta en mi marido en algún momento. Como os dije el resultado fue muy bueno para él – le encantó su regalo – y no tanto para mi – había sentado un precedente difícil de igualar. Como este año teníamos que celebrarlo también, y no quería decirle “ahí te quedas cuerpo triste”, fui previsor.
Pabellones Les Cols. Imagen de la marca.
Este año me decanté por las experiencias, y después de mucho barruntar, le preparé un paquete personalizado y muy atípico, debo reconocer, pero pareció seducirle también – desde aquí os pido ayuda para el año que viene que miedito me da - . El caso es que después de rodear nuestros días de asfalto y edificios, decidí que teníamos que huir de las urbes y se me ocurrió el regalo perfecto: una estancia completa en Les Cols.
La casa es una masía tradicional con una prolongación de cristal que compone el restaurante.

Les Cols es un complejo compuesto por una masía catalana tradicional que aporta un elemento estructural envolvente y cálido; un excelente restaurante, galardonado con un par de estrellas Michelin desde hace ya unos años, que ha hecho de la simplicidad su leitmotiv y cinco pabellones de cristal, que de algún modo se asemejan a una usagi-goya japonesa. Cada uno de estos pabellones de cristal es una habitación completamente aislada del exterior, para garantizar la intimidad de los que se hospedan en él, y que permite – y fuerza de algún modo – a hacer una auténtica comunión con el maravilloso entorno de La Garrotxa gracias a  su integración con el medio.
Un mueble único que sirve de cama de noche y de asiento de día. Una ducha de lluvia sobre piedras de río y una piscina a temperatura constante. El desayuno de productos de la zona.
Dormir en uno de los Pabellones de Les Cols no es una experiencia hostelera común, en la que impere la comodidad; en palabras de sus regentes es una experiencia de vivac de lujo. Ausentes de cualquier artificio, los pabellones cuentan únicamente con una cama como mueble, un discreto armario imperceptible aparentemente y una preciosa zona de baño – spa para extender la experiencia de la observación de los cambios de luz y las estrellas al agua además del cristal.
Imagen de La Fageda d'en Jorda en otoño.

Se trata, de cualquier modo, de una experiencia única y compleja, pero sin duda inolvidable. En nuestro caso la completamos experimentando la gastronomía local a través del Restaurante Les Cols, un ejemplo de cocina de sostenibilidad que se concentra alimentos locales y de estación, integrándose también así con el entorno.

 ¿Conocíais este pequeño rincón de mundo? ¿Qué os parece la experiencia?

-          English version

 If I recall correctly, a few months ago in my blog and in Santa Eulalia’s blog too, I shared with you the montage I had to prepare for my fiancée’s birthday a year ago. As I said, the outcome was rather satisfactory, particularly to him – he loved the present. As per myself: not so much, as this entailed additional pressure for this year’s celebration.
Several days thinking brought me to the conclusion that what he really needed this year was an experience, something unique, and quite frankly I believe I outdid myself. I decided to get our asses far from the city and booked a complete stage at “Les Cols”.

Les Cols is certainly a unique hosting facility. I dare saying that it might be the solely one where you actually experience sleeping outdoors with all the luxuries of being actually indoors. The complex has an awarded restaurant that focuses in gastronomic sustainability, along with five glass pavilions. These pavilions are completely isolated one from the other – one should always keep some privacy – and they lack of any furniture other than a rather comfortable bed. Entirely made of glass, they also have an spa are to extend the experience of observing the stars and the lights from the bed to the water.

Did you know this existed? Does it sound appealing?

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Serums Face Off: Biotherm Homme vs L'Oréal Men Expert


Quienes seguís mis andadas desde hace tiempo  - los que no, bienvenidos y espero que volváis – sabréis que soy uno de los afortunados LabTesters de Lab Series. Esa colaboración se sustenta, como todas en gran medida, por una relación de interés mutuo: a mi me interesa probar cosmética masculina que comparto con vosotros a través de su aplicación sin costearme todos los menjunjes de mi bolsillo, a ellos les interesa contar con la opinión de un hombre que se toma en serio su rutina de cuidado de la piel.
Aún no lo he podido probar, pero me muero de ganas.
El primer producto que probé, como os comenté en su momento, es una crema anti-edad llamada MAX LS Age-Less Face Cream. Un producto que como podéis comprobar en mi revisión, me encantó y sigo utilizando diariamente como crema hidratante, ya que los resultados me convencen y además me encanta la textura.

Josef Ajram imagen de la gama Force Supreme de Biotherm Homme
Dicho esto, Lab Series no es la única marca de cosmética masculina que llega a mi poder, y mi interés por frenar el paso del tiempo no conoce fin, así que recientemente he estado probando dos serums de otras marcas cuyos beneficios, al menos en teoría, eran muy parecidos: Biotherm Force Supreme Youth Architect Serum y L’Oréal Men Expert Vita Lift Force Serum.  Ambos prometían un efecto tensor y reductor de las arrugas de forma visible, así como una mejora de la calidad cutánea.

El serum de Biotherm Homme. PVP: 84€
En cuanto al efecto tensor, debo reconocer que el efecto de Vita Lift es sorprendente: de forma prácticamente inmediata se absorbe y deja una piel tan tersa que desaparecen ligeramente las arrugas pero que puede llegar incluso a ser molesta si uno es de piel muy seca, un efecto mucho más acentuado que el homólogo de Biotherm Homme. No obstante, cuando pasados unos minutos uno se toca la cara, el primero deja restos de crema en forma de “churrito parduzco” como si tuviese barrillo en la cara.  Eso sí es molesto e imperdonable, sensibilidades a parte.
El Serum de L'Oréal Men Expert. PVP: 15€

En cuanto a  la mejora de la calidad cutánea, la versión de Biotherm efectivamente deja una sensación mucho más agradable en la piel y su aplicación resulta muy cómoda gracias a su dosificador, aunque nada comparada con una crema hidratante que visto lo visto no debe sustituirse por serum alguno. Está claro, al menos a mi entender, que lo único que tienen en común estos productos son unos nombres ridículamente largos.

¿Conocéis alguno de los productos?¿Sois más propensos al serum o a la crema?

- English version


Those of you who come around often will probably know this, but a while ago I was elected to be a LabTesters for Lab Series  This agreement works basically due to the fact that it’s mutually beneficial: I need to try new beauty products for men to be able to talk to you about them and I can hardly buy the ones I truly need and Lab Series values the real opinion of men to develop new products.

The very first cream I tried was an anti-aging cream called MAX LS Age-Less Face Cream. This product basically fights age symptoms on our face skin and I have to say I am rather satisfied with it, so much that I keep using it daily. It doesn’t mean, however, that I’m not keen on trying new products for this purpose, my fight to age spots knows no boundaries.

Recently I received a couple serums from two different brands with exact same purposes: lifting effect reducing wrinkles and improving the skin quality along with it.  Those products were: Biotherm Force Supreme Youth Architect Serum and L’Oréal Men Expert Vita Lift Force Serum.

As per lifting, clearly the second one had an overwhelming effect. Just a few seconds after applying it the lifting sensation was very easy to identify, so much that it could even become annoying if one had a dry skin. It is outrageously annoying the fact that if minutes after you apply it onto your face you rub your face, you’ll end up having dirt on your hands, as if you were playing in the sand. It is unbearable by all means.

As per improving the quality of my face skin, I’d say that Biotherm’s effect was fare more lasting and agreeable on my skin, therefore becoming the real improver. It also became clear to me that the only thing they share is some ridiculously large names.

Do you know these products? Are you pro-serum or pro-cream?

miércoles, 14 de noviembre de 2012

MOVEMBER, Sin pelos en la lengua


Imagen de MOVEMBER.

Os contaba hace unos días que la firma TenKey había inaugurado recientemente su tienda en Madrid con una fiesta; lo que no os dije es que en ella los bigotes y las barbas eran co-protagonistas. Algo que parece estar muy en boga este mes, coincidiendo con el movimiento MOVEMBER, que pide a los hombres que apoyen la lucha contra el cáncer de próstata dejándose un bigote.

Esta iniciativa, que empezó en 2003 en Australia, consigue donativos por cada persona que se inscribe y deja crecer su bigote y organiza eventos al final de mes, momento en el que los hombres podemos afeitarnos nuestro bigote, con premios y demás. Personalmente, he decidido unirme a esta iniciativa y dejarme crecer un bigote.

Errol Flynn, Clark Gable, Eddie Murphy y Tom Selleck tienen unos de los bigotes más masculinos de la historia, y de los más bonitos.
Quién me iba a decir a mi, casi veinte años después de que esa sombra apareciera por primera vez en mi cara, que decidiría voluntariamente dejarme crecer el bigote. Y es que aunque parezca de otro modo, esta no es una decisión baladí. Existen muchos formatos de bigote y no todos son favorecedores; de hecho, algunos deberían estar prohibidos.
Los bigotes de Dalí, Cantinflas, Nietzsche y Hitler siempre me parecieron ridículos.
La corpulencia y la fisonomía de uno deberían ser parte del proceso de elección del bigote, que es más que vello facial, es un mensaje de autodefinición. Bigote fino, mostacho, la perilla gracias al cielo no vale para esta iniciativa…las elecciones como estas no son fáciles, y hay muchos musos en los que fijarse.  Yo que tengo claro es que a la próxima vez que pueda, me calzaré traje y corbata con esa aguja de Tiffany & Co de la que os hablé, como si fuese el mismísimo Errol Flynn.


¿Os apuntáis a la iniciativa?¿Qué os parece el bigote?¿Cuál os convence más?

- English version

A few weeks ago I mentioned that Tenkey had launched their new flagship store in Madrid with a massive party, but I failed to mention that the party’s theme was beards and moustaches; a theme that seems to be on vogue at the moment, with the MOVEMBER thing going on.

For those of you who – like me a few days ago – are still blindly unaware of what this is, lets say that MOVEMBER is a movement that asks men to grow moustaches to raise funds and awareness for men’s health, specifically prostate and testicular cancer. This initiative started in Australia back in 2003 and it’s responsible of the sprouting of moustaches on thousands of men’s faces


Who would have guessed that nearly twenty years after the first shadows appeared on my upper lip, I would let it grow freely. Yes, I’ve decided to join the cause – I know I’m late, but then again I haven’t shaved in a week so I’m roughly there – and I’ll grow a moustache myself. Choosing the style is a difficult matter, there are plenty of styles and some of them are simply fatal.

Deciding on a thick moustache versus a thin one should be based on ones physiognomy and body shape, but I guess we all have muses for this too. As per myself, I’ve made my mind: next party I’ll go with my new Tiffany & Co tie-bar and a moustache as if one was Errol Flynn himself.

Care to join MOVEMBER? Do you like moustaches? What’s your favourite style?

miércoles, 7 de noviembre de 2012

MONGE STUDIO, la horma de mi zapato


Hace cosa de un mes recibí un e-mail con una  nota de prensa adjunta. No uno de esos repasos a eventos a los que no he sido invitado – y que por norma general lo único que me generan es rechazo -;  tampoco uno de esos refritos en las que una agencia demuestra su colosal interés en mi blog refiriéndose a mi en femenino; no, esta venía de la mano de la misma empresa a la que la nota hacía referencia en un correo claramente personalizado y perfectamente escrito.

En ella me hablaban de una empresa llamada MONGE STUDIO y decía ser “una nueva firma de calzado masculino artesano y de diseño contemporáneo producido íntegramente en España” – en Mallorca, para más señas.  Firmaba la emisiva Pedro Monge, quien a todas luces parece ser el diseñador del estudio que ya vende en el épico Marché aux Puces de Madrid y The Outpost de Barcelona.
Zapatos Fernando en ante gris y amarillo. Increíbles, o no? 
 Hasta aquí, podía bien ser una de tantas firmas que deciden hacer de su capa un sayo y lanzar su marca de lujo en plan aventurero en plena crisis económica, a ver si hay suerte y lo mío gusta y me monto un imperio. De algún modo, espero que lo sea.
Zapatos Ernesto. Espectaculares, me chiflan!
 Absolutamente todos sus zapatos, bautizados con nombres como Fernando, Ernesto, Antonio o Chuck, me parecen francamente encantadores. Algunos, no obstante, son simplemente tan sublimes -  como el Fernando con borlas amarillas o el botín Chuck de piel, ante y tweed – que merecen casi una mención a parte. No os preocupéis, tampoco es mi intención asediar.
Botas Chuck, las necesito como el aire.
 Perdonad que me emocione de esta manera, no tengo intereses en la compañía ni cobro por ello, pero me se siento como si fuera ojeador de fútbol y descubriera a Leo Messi: en pleno éxtasis. Y es que me podía imaginar que al abrir el correo de MONGE STUDIO, descubriría un diseñador nacional con tanto recorrido, que potencia el “Hecho en España” con tantísimo arte y buen hacer y habría encontrado la horma de mi zapato.

¿Y vosotros tenéis la vuestra? ¿Conocíais la marca?

-English version

A month ago, roughly, I received an e-mail with a press note attached to it. It could have been one of those random press releases of a party that I wasn’t even invited to in the first place, or one of those in which some arbitrary person lovingly refers to me as a “she”, it was not thanks to the Lord. On the contrary what I found was a well-written e-mail by the founder of the brand mentioned in such press note.

The note itself was about MONGE STUDIO a new men’s shoe manufacturer that claims to have “contemporary designs but traditional manufacturing fully produced in Spain”, in Mallorca precisely. The sender was Pedro Monge itself, clearly the head behind this new brand that already trades at Marché aux Puces in Madrid and The Outpost in Barcelona.

Up to know, this could have also been one of those entrepreneurs who decide to launch a new venture right in the hearth of a massive crisis hoping for the best; somehow I just hope he proves himself right.

I’m simply love every single one of his outstanding designs – sharply named with men’s names like Antonio, Ernesto or even Chuck –; some of them – like the Antonio in yellow and grey suede or the Chuck in tweed – I truly believe deserve their very own post.

Please let me apologize for such an intense post, I have no business interest whatsoever in this firm, but I feel like a football watcher glancing at the very first time to Leo Messi: in ecstasy. At the end, it’s not everyday that one finds nice company with marvellous products that also believes in the importance of positioning the “Made in Spain” label – and being Earnest.

 Did you know the brand? 

jueves, 1 de noviembre de 2012

Secretos de estilo del perfecto caballero del sXXI


Una excelente portada. Gracias, de nuevo, por mandármela cada mes!
Hace cosa de un año recibo en casa la revista Gentleman, editada por PRISA Revistas y la verdad es que aunque estoy enormemente agradecido por recibirla puntualmente cada mes, no sé muy bien cómo es que ha llegado a mi buzón, particularmente cuando no recuerdo darles mi dirección.

Pero bueno, para qué nos vamos a engañar, también agradecería estos gestos desde otros gigantes editoriales como Conde Nast o SpainMedia; señores, he invertido mucho en sus revistas, así que a ver cuándo devolvemos los favores y hacemos un envío mensual, o una cestita de Navidad.
El manual es sensacional, y no es, como podría parecer, una guía de compra de El Corte Inglés.
En fin, hace un tiempo critiqué la revista por publicar dos números distintos exactamente con la misma editorial. Está claro que todos cometemos errores, algunos más de los que admiten, pero algunos pocos intentan mejorar después. La revista Gentleman, precisamente, es uno de esos pocos.

Tras publicar una nota aclaratoria de disculpa, la revista ha mantenido unos contenidos interesantes y frescos, y útiles suplementos de entre los que me ha llamado especialmente la atención una guía en la que se desvelan “los secretos de estilo del perfecto caballero en el siglo XXI”.
Unos gemelos de Tiffany & Co que he tengo en el armario, para ocasiones requeridas por el manual.
Una guía, que muestra las telas de un traje para cada temporada; las combinaciones óptimas de colores y zapatos o la obligatoriedad de los gemelos en según qué camisas. Un contenido, señores y señoras, que iré compartiendo con vosotros si queréis, así como “el arte de distinguir a los cursis” que publicó Francisco Silvela – y que también puebla mi librería - .

Un libro colosal que siempre me sorprende.
¿Qué pensáis que compone el perfecto caballero del sXXI?¿Tenéis el manual?

- English version

I’ve been receiving at home for a roughly year or a menswear monthly magazine called Gentleman by Prisa Editorials. The weird thing is that I never intended to, nor did I provide them with my personal address, but I’m guessing it’s ok.

In fact, I should be grateful, and I’d love some other major groups such as Conde Nast or SpainMedia to be so generous and commiserate with my investment in their magazines; this is been going on for months, it’s payback time now!

Anyway, a while ago I criticized the magazine when they published two numbers with the exact same editorial. We all mistake, yes, but very few take those errors as a room for improvement and actually grow from them. Luckily, Gentleman did. And for a while now, they have some sharp and interesting contents, and outstanding addendums. Amongst them, I just loved their latest: “The style secrets of the perfect gentleman in the XXIst century”.

A guide that shares with us what fabrics to be used in suits depending on the season, how to combine colours or what shirts should go with cufflinks, among other information; information that I’ll gladly share with you, if I may, along with “The art of identifying snootiness” by Francisco Silvela that I also cherish.

In your opinion, what should make the perfect gentleman in the XXIst century?